¿Y ahora qué? El camino largo al Brexit

Al igual que ayer, hoy todavía el Reino Unido forma parte de la Unión Europea. El referéndum de ayer no significa un rompimiento inmediato. De hecho, en sí el referéndum no tiene ninguna fuerza legal: cualquiera decisión para abandonar la UE será para el gobierno británico y el Parlamento. Como en muchas cosas en el sistema político británico, el peso del referéndum tiene que ver con el balance de fuerzas en Westminister. Con la victoria de la campaña para salir, el primer ministro y líder del Partido de Conservador, David Camerón, quien abogaba que el RU se quedara en la UE, ha perdido capacidad de liderazgo y apoyo. Ni siquiera se cumplieron doce horas después de la noticia final de referéndum antes de que Camerón se dimitiera su puesto. Ahora el ímpetu político resta con los Conservadores que promovían el Brexit; sobre todo, la cara más visible de esta campaña: Boris Johnson, ex alcalde de Londres.

Para que el Reino Unido salga de la Unión Europea, tiene que seguir los términos del artículo 50 del Tratado de Lisboa. Este tratado establece que:

Un país de la UE que desee retirarse deberá notificar su intención al Consejo Europeo, que proporcionará las directrices para la celebración del acuerdo que establezca las disposiciones necesarias para la retirada.

El Consejo celebra dicho acuerdo, por mayoría cualificada, en nombre de la UE, previa aprobación del Parlamento Europeo.

Los Tratados dejan de aplicarse al país que realiza la solicitud, desde la entrada en vigor del acuerdo o, a más tardar, dos años después de la notificación de la retirada. El Consejo puede decidir prorrogar dicho período.

Cualquier país que se haya retirado de la UE podrá solicitar unirse de nuevo y deberá someterse nuevamente al procedimiento de adhesión.

Hoy los integrantes de la Comisión Europea pidieron al Reino Unido que no retrasara su salida. Los 27 líderes de los países restantes van a reunirse el miércoles para discutir el Brexit. El primer ministro del Reino Unido no está invitado.

No obstante, pasarán al menos otros tres meses antes de que el gobierno británico invoque el artículo 50. ¿Por qué? Porque al renunciarse, Cameron declaró que no le correspondía empezar el proceso formal: deja esta tarea al nuevo primer ministro. Dado que el sistema parlamentario británico establece que el líder del partido mayoritario en el Parlamento –en este caso, el Partido Conservador- es el primer ministro, no habrá nuevo primer ministro hasta que las elecciones internas del Partido Conservador hayan concluidas. Este proceso tardará más o menos tres meses.

Varios comentaristas interpretaron la negativa de Cameron de invocar el artículo 50 como forma de poner freno al proceso y permitir al gobierno británico establecer un plan de acción antes de enfrentar al proceso negociador. En sus momentos más optimistas, estos autores sugieren que el próximo gobierno conservador tal vez intente posponer la invocación del artículo 50 de manera indefinida. Otra posibilidad es que el gobierno dé a conocer la propuesta británica de salida al público antes de convocar elecciones generales. De esta forma, los resultados de elección decidirían la suerte del gobierno y, al mismo tiempo, la invocación o no del artículo 50.

Desde luego, ambas opciones confían en que el nuevo gobierno conservador –seguramente liderado por Johnson u otro miembro del grupo Brexit- va a tomar consciencia de los riesgos enormes de una salida precipitada. El hecho de que la libra ha sufrido su peor caído en más de treinta años desde que se hicieron públicos los resultados del referéndum y, se estima que los mercados internacionales han perdido dos trillones de dólares [de acuerdo al valor estadounidense del trillón] hoy, tal vez sirva para este efecto. Ciertamente hay señales que Johnson quiere proceder con más cautela de la que prometía durante la campaña.

No obstante, dado las declaraciones de la Comisión Europea hoy, no está muy claro si los demás miembros de la UE están dispuestos a tolerar que el RU siga desestabilizando el proyecto europeo de manera prolongada. Tampoco está claro si Johnson, o la ala Brexit conservadora, tienen las habilidades políticas, el valor y el pragmatismo para desafiar el peso político que significa el referéndum. La campaña del Brexit se caracterizó por ser abiertamente populista. Hubo un esfuerzo destacado para culpar a la UE todos los males económicos actuales del Reino Unido, y otro para insinuar que la inmigración al RU se controlaba (y promovía desde Bruselas). Se planteaba la salida de la UE como una nueva “independencia” del Reino Unido: una manera de “tomar de nuevo el control” sobre la soberanía. En este discurso, se advertía asimismo un tono abiertamente racista e intolerante. Al hablar de refundar la nación, el objetivo parecía crear la idea de una nación de ingleses blancos en la que los valores multiculturales y la presencia de gente inmigrante no blanca no se iban a tolerar. A raíz de esta campaña se puede percibir una nueva legitimidad a los grupos de extremo derecho en la Gran Bretaña y una nueva tolerancia para el discurso de odio en medios públicos.* El reto para el nuevo gobierno en cuanto a la negociación con la UE, y sin duda, en todas las demás políticas, será cómo lidiar con la legado de esta campaña y las expectativas que ha creado.

*El indicador más espantoso de esta nueva cultura fue el asesinato de la diputada Jo Cox la semana pasada. Cox fue un defensor firme de la inmigración y buscaba además que el RU recibiera más refugiados. El asesino formaba parte de grupos de ultra derecha que consideran que abogar a favor de la inmigración y los refugios son actos de traición a la nación británica.

 

 

Esta entrada fue publicada en Politics, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s