Brexit: Mrs. May versus el Parlamento

Mrs May perdió su mayoría parlamentaria en las elecciones de 2017. Para continuar en el gobierno, hizo un acuerdo con el partido DUP (extrema derecha protestante) de Irlanda de Norte. Ahora DUP se opone al acuerdo para Brexit y ya no la apoya en este tema. May entonces no tiene mayoría. Asimismo, en el partido conservador, el lado Brexit extremo prefiere que el RU salga de la UE sin acuerdo, así que va a votar en contra del acuerdo. Por otro lado, la ala moderada conservadora a favor de quedarse en la UE se opone al acuerdo también, y va a votar en contra. De esta forma, May no tiene ninguna esperanza de ganar el voto, haga lo que haga ella.

Los fuegos artificiales son lo que vienen después. Al perder el voto sobre Brexit, queda en evidencia el gobierno de May está en minoría. En el sistema pre-reformas de 2011, esta situación llevaba obligatoriamente a la convocatoria a nuevas elecciones. Ahora, para seguir esta opción primero es necesario que haya un voto de no confianza en su gobierno en el parlamento. Aquí el problema para el partido de oposición -Labour- es reunir la mayoría necesaria para obligar el voto. Aquí es muy probable que los moderados conservadores, la ala extremista Brexit y, el DUP votan en contra de una moción de no confianza para evitar una elección y para evitar que Jeremy Corbyn -líder de los laboristas y amiguito de AMLO- llega a ser primer ministro.

Todo esta significa que Mrs. Mary puede mantenerse en gobierno a pesar de no tener mayoría. Pero, el problema Brexit queda sin resolver: si May no hace nada, el RU sale de la EU el 29 de marzo de acuerdo a los términos del artículo 50 del Tratado de Lisboa. ¿Pero cómo resolver la situación sin mayoría? Los opositores a Brexit, y los moderadores a favor de Brexit de todos los partidos tienen que trabajar juntos desde el parlamento para lanzar un plan: pero no están de acuerdo con uno con el otro así que es muy difícil.

Además, es una situación inusitada para el procedimiento parlamentario, asi que las avenidas a actuar no son del todo claros. Pero, el meollo del problema es la minoría que goza May, y la minoría que goza Mr. Corbyn, y el hecho de que no hay salida a este desastre que no significa la posible destrucción del partido conservador o el partido laborista (pues ambos partidos peleados a muerte sobre el tema). Ambos líderes y los miembros de ambos partidos están paralizados ante este escenario.

Una salida sensata ante el problema es convocar otro referendum: pero, a la vez es una solución que lleva a más incertidumbre, pues quién sabe cuál sería el resultado de pedir la opinión pública sobre si quiere o no seguir con el proceso de salir de la UE.

La conclusión inescapable es que ni los líderes de conservadores ni los laboristas están dispuestos a sacrificarse para evitar lo inevitable del No Deal el 29 de marzo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia constitucional, Historia política, Politics, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Brexit: Mrs. May versus el Parlamento

  1. Pingback: Brexit: ¿la hora de un gobierno nacional? | Toda historia es contemporánea

Los comentarios están cerrados.